Volver
En 20 años se aumentó 28 kg/ha la producción de carne vacuna… y vamos por más.
  • Agro

  • En 20 años se aumentó 28 kg/ha la producción de carne vacuna… y vamos por más.

  • “De nada sirve tener buenos números a nivel país a costa de malos resultados económicos de los productores, como sucedió en los 90. Los mercados están firmes, pero hay que estar atentos a los cambios”.

    Ing. Esteban Montes | Plan Agropecuario* | La ganadería de vacunos de carne viene teniendo una serie de cambios que comenzaron a gestarse hace algún tiempo y que están dando sus frutos en estos años. Por eso, nos parece interesante hacer un análisis de lo sucedido respecto a este proceso en este siglo XXI, etapa donde aumentan las exportaciones, los valores de las haciendas, el stock y crece la productividad por hectárea, consolidando una tendencia económica y productiva positiva. , con las medidas que se tomaron en esos momentos y que significaron el inicio de la liberalización del mercado de la carne. . Todo un proceso de cambios que hemos tratado en revistas del Plan Agropecuario anteriores y que tuvieron sus consecuencias en todo el sector. Cambios que se fueron procesando, que transformó a y que costó la vida de muchas empresas que venían complicadas de mucho tiempo. Tras cartón , dieron el golpe de gracia a muchas empresas, aunque no todas las que estaban complicadas cayeron, gracias a . Ventas de áreas menores y/o arrendamientos fueron la tabla de salvación de muchos casos que hoy mantienen la propiedad de la tierra. La invasión de capitales extrarubro, buscando mejores condiciones de negocio frente a un sector financiero con muchas incertidumbres, sumado al ya instalado desarrollo forestal y luego al de la soja. , multiplicándolo por 10 y las más cotizadas a valores mayores. Este más que breve sobrevuelo por los hechos de esos momentos nos conducen a la realidad del siglo XXI, periodo que pretendemos desarrollar más adelante. Lo que veníamos comentando antes sobre los precios de la tierra tuvieron sus repercusiones en el uso de la tierra del Uruguay. , llegando a unas 600.000 hectáreas de trigo y cebada y 700.000 en 2009/10. La soja en esos momentos había comenzado a dar sus primeros saltos en 2003/04 con casi 250.000 hectáreas, para llegar a casi 600.000 en 2008/09 y casi 900.000 en 2009/10. Después se mantuvo en esas cifras hasta 2013/2014, que llegó a superar apenas en 50.000 el millón de hectáreas, para en 2014/15 dar el salto llegando a superar 1,3 millones de hectáreas. Luego se mantuvo en el entorno del millón hasta llegar a la zafra 2020/21 con 908.000 y los cultivos de invierno en 400.000 hectáreas. tuvo importantes movimientos en todo este período y comparando el 2000 con el 2020, vemos un aumento sustancial de más del doble, pasando de 685.000 hectáreas a casi 1,3 millones de hectáreas. En concreto, esta realidad se plasma en una (gráfica 1). Visto así, parece preocupante, pero cuando se analiza hacia la interna , aumenta el en casi 400.000 hectáreas, así como las en 126.000 hectáreas. Pero también hay un en 234.000 hectáreas y de en algo más de 100.000 hectáreas. O sea que, . Pero veamos cómo se ha comportado la ganadería bovina en este contexto. , o sea un 15%. En número gruesos esas cabezas vacunas de más son aproximadamente 1,2 millones de unidades ganaderas. En ese mismo período hubo un descenso de casi 7 millones de cabezas ovinas, lo que equivale aproximadamente a 1,2 millones de unidades ganaderas. Sabemos que hay diferencias en el tipo de pasturas que consumen unos y otros, pero en cierto modo hubo una compensación entre una especie y otra. Y en ese aumento en el número de vacunos del país, . En el año 2000 había 3,5 millones de vacas de cría entoradas e ingresaban al sistema 2,1 millones de terneros, o sea un 60%. El año pasado se declararon 4,3 millones de vacas de cría entoradas e ingresaron 2,9 millones de terneros, o sea 67%. En novillos, las cifras totales se diferencian en unos 120.000 menos en 2021, en un total de 2,2 millones de cabezas. También la composición de los novillos es diferente. En 2000 había un 26% de novillos de más de 3 años, 33% de 2 a 3 y 41% de 1 a 2. Hoy esa estructura es 18%, 30% y 52% respectivamente. Las vaquillonas también tuvieron sus cambios, pasando de algo más de 1,5 millones a casi 1,8 millones, con mayor porcentaje de vaquillonas de 1 a 2 años. , pasando de 1.853.000 cabezas a 2.683.000 cabezas. Y hay que tener en cuenta que solo el 36% de los novillos que se faenaban en el 2000 eran diente leche y 2 a 4 dientes, y en el 2021 esas categorías representan el 65% de la faena de novillos. También las vaquillonas representan un porcentaje importante de la faena total en la actualidad (13,2%), frente al 8,2% que representaban en el 2000. Es un cambio considerable y más teniendo en cuenta que el peso en pie de faena de toda . Y en este período que estamos analizando la exportación de ganado en pie estuvo bien operativa, con valores muy bajos en 2000 a casi 250.000 en 2021 y pasando por años (2018) con más de 400.000 cabezas exportadas en pie. La consecuencia , según se puede observar en la gráfica 2. Hay un , o sea un 41% en el período analizado. Hay un período inicial hasta 2007/08 de crecimiento muy fuerte y sostenido, 266.000 toneladas de aumento. Recordemos que en 2006 se dio una faena récord, que solo fue 100.000 reses menos a las del año pasado, y también el stock había llegado a niveles de 12 millones de cabezas. Después viene un , ciertas sequías, caída del stock en casi 1 millón de cabezas y disminución en la faena en casi 600.000 reses. , con algo más de 300.000 reses exportadas en 2009. Evidentemente la extracción por parte de la industria frigorífica no estaba siendo el motor en esos momentos. (12%) hasta llegar al ejercicio 2010/11 donde comienza un cambio de tendencia. , con un aumento de casi 220.000 toneladas de peso vivo (21%). Nuevamente se observan , la faena y la exportación en pie en todo ese período. , que sin embargo no afectó la producción de carne bovina en peso vivo porque aumentó el stock. Cuando se observa todo el período, . ha tenido un comportamiento similar al observado en la producción. Hay un aumento muy importante y continuo desde el 2000 hasta 2006, pasando de 270.000 toneladas peso carcasa en 2000 a algo más de 480.000 en 2006, o sea 75% más de carne bovina exportada. Luego hay un descenso hasta 2011, para llegar a 339.000 toneladas (caída de 140.000 toneladas), y de ahí en más hay un aumento continuo, solo modificado por la caída del 2020 ocasionada por la pandemia, llegando al 2021 con casi 572.000 toneladas de carne bovina peso carcasa exportada. Pasamos de US$ 1.372 por tonelada peso carcasa en 2000 a US$ 4.306. Es un aumento de 3,1 veces. Como consecuencia, el total de divisas que ingresaron al país por concepto de carne bovina pasó de 371 millones de dólares corrientes a casi 2.500 millones. Son 6,6 veces más de aumento de ingresos. Obviamente que a lo largo de todo este período ha habido un crecimiento de costos, depreciación del dólar y otros factores que implica otro análisis que permita evaluar el verdadero efecto de todo este cambio en cuanto a capacidad de intercambio con otros productos. Se muestra un período de 21 años con cambios muy importantes en la ganadería bovina de nuestro país, donde se observa una dinámica muy importante, obviamente con momentos de nubarrones a lo largo de todo ese período. , fue el puntapié inicial de todo este proceso. La ganadería se liberó de las maneas que tenía para comenzar un proceso de mejoras que se gestaron de acuerdo a las señales que se fueron dando. Obviamente que todos estos movimientos tienen sus vaivenes y más por tratarse de un proceso biológico a cielo abierto y también en la medida que las señales se afianzaran y dieran la confianza suficiente. Y con respuestas diferentes de acuerdo a los diferentes subsistemas que tiene la ganadería. , donde el productor obtiene el retorno en un período corto de tiempo. En este sentido, las mejoras en los mercados ofician de motor que tracciona, no solo por el precio sino también por el volumen. no solo a nivel de la terminación con el componente de los corrales de engorde, sino que se trasladó a la recría, lo que generó más certezas sobre el negocio lo que se tradujo en una mayor inversión y rapidez en ese proceso. , primero con un aumento en el número de vacas entoradas. De ahora en más, es posible que siga ese proceso en la medida que haya menos novillos de más de 3 años y vacas de invernada. También es probable que se den mejoras en la cantidad de terneros logrados por vaca entorada, en la medida que las señales de los precios elevados sigan y sobre todo que mantengan una variabilidad baja como desde 2011, no solo para el ternero sino también para todos los productos de la cría. Por fin, estamos pasando por momentos en donde están dadas muchas condiciones favorables para la aplicación de tecnologías para lograr aumentos en la producción, pero también aumentos en los ingresos. Los mercados están firmes pero hay que estar atentos a los cambios que puedan llegar a ocurrir y tratar de ser proactivos para mantenerlos y, en lo posible, lograr mejorar los precios. Uruguay representa un porcentaje muy bajo del total de exportaciones de carne (4 a 5%) y el potencial que tiene no implica grandes aumentos en el total mundial, pero sí es muy importante para el país y su economía. A nivel del Plan Agropecuario estamos en ese proceso de ajustar aquellas tecnologías que más se adaptan a la realidad del país en todos los sentidos y sobre la base diferencial del campo natural, incorporando aquellos procesos que potencien ese diferencial. (*) Artículo de la revista del Instituto Plan Agropecuario, N° 183 de setiembre 2022 | Gráfica y foto del Instituto Plan Agropecuario.

  • Sep 30, 2022

  • todoelcampo.com.uy